Beauty for Purpose
  • Avon Bases de Maquillaje

    Un maquillaje hermoso se logra con cada elemento que lo compone de forma armónica.
    No es solo elegir el rubor o labial perfecto; la magia inicia desde la base, que prepara la piel para que cada elemento adicional resalte tu belleza natural y logres los resultados que esperas.

    Seguro usas una base de forma cotidiana, pero ¿sabes si es la adecuada para las características de tu piel? Conoce qué deberías tomar en cuenta para seleccionar una.

    Elige tu tipo de covertura

    Toma en cuenta tu tipo de piel, el clima o incluso la cantidad de imperfecciones (líneas de expresión, manchas, etc.) y qué tanto deseas ocultarlas.

    Cobertura Ligera

    Si tu rostro no tiene nada que ocultar o el clima es bastante caluroso, ésta es la mejor opción para unificar el tono de tu piel.

    Cobertura Media

    Es una de las fórmulas más comunes. Se utiliza para cubrir las pequeñas inconsistencias de la piel según la cantidad de producto que se aplique.

    Cobertura Alta

    Al aplicarla se cubren casi por completo las imperfecciones. Se debe tener especial cuidado al elegir su tono para evitar el efecto “máscara”.

    Elige el acabado

    Mira algunas de la caracteríticas de cada tipo de base y elige las que vayan contigo. Logra una apariencia uniforme y evita efectos indeseados.

    Líquidas

    • Para cualquier tipo de piel.
    • Presentes en acabados mate o brillantes.
    • Puedes elegir una cobertura ligera a fuerte.

    Polvos

    • Fáciles de aplicar.

    • Ligeras.

    • No tapan los poros.

    Mousses

    • Brindan un efecto mate agradable.

    • Fácil de aplicar.

    • Efecto natural.

    Cremas

    • Tienen una gran cobertura.
    • Incluyen opciones como las cremas de color.
    • Puede tapar los poros en pieles grasas.

    Tómate el tiempo necesario para elegir tu base de maquillaje.
    Ten en cuenta que es un elemento que estará en contacto directo con tu piel durante la mayor parte del día.

    El secreto de elegir el tono correcto

    El objetivo principal de la base es lograr que la piel tenga una apariencia uniforme. Hacerlo es muy sencillo:

    Determina el tipo de piel que tienes y elige la base de acuerdo con sus características.

    Selecciona los tonos de base más parecidos al tono de tu piel.

    Pon a prueba los tonos elegidos al aplicarlos entre la mandíbula y el cuello.
    El tono perfecto será aquel que se funda perfectamente con tu piel.

    Presta especial atención
    a los subtonos

    Además del tono primario, las bases de maquillaje tienen pigmentos adicionales llamados subtonos, que son 3 y permiten difuminar el producto hasta llegar al tono real de tu piel.

    Fríos

    Tienen en su mayoría
    pigmentos rosados.

    Cálidos

    Podemos encontrar pigmentos marrones, naranjas y dorados.

    Neutros

    Generalmente tiene
    pigmentos amarillos.

    Procura siempre elegir un subtono que coincida con el de tu piel, para disimular con éxito las pequeñas variaciones de tu rostro.

    no dudes en probar cada uno de los acabados y coberturas hasta encontrar los perfectos para ti.